Quantcast
El tiempo en: Almuñécar
Jueves 08/12/2022  

El jardín de Bomarzo

En la fiesta de Blas

El alcalde de Málaga Paco de la Torre es un referente. A sus ochenta años anunció que volverá a ser candidato. Y ganará

Publicado: 21/10/2022 ·
12:31
· Actualizado: 21/10/2022 · 12:31
Publicidad AiPublicidad Ai
  • El jardín de Bomarzo.
Autor

Bomarzo

Bomarzo y sus míticos monstruos de la famosa ruta italiana de Viterbo en versión andaluza

El jardín de Bomarzo

Todos están invitados a visitar el jardín de Bomarzo. Ningún lugar mejor para saber lo que se cuece en la política andaluza

VISITAR BLOG

La entrada de Ferraz está decorada estos días con un cartel donde Felipe González echa los brazos al hombro a Zapatero, a su derecha, y a Pedro Sánchez, a su izquierda, los tres bajo un sol y una campiña que relegaron el cartel inicial con industrias que pretendía ilustrar ese Por el cambio usado en campañas socialistas. Los tres aparecen con la misma edad, con la que gobernaron o gobierna, sin canas Felipe, es de suponer que para mostrar, pese al tiempo, una imagen actual. Las canas aportan veteranía, tienen ese punto de sabia madurez que -a según quién- le añade interés, pero en general lo hace todo más viejo y lo viejo vende menos; algunas mujeres se auto convencen de que el pelo blanco es bello para sacudirse esa tiranía del tinte que cada tres o cuatro semanas las obliga a retoques para igualar, pero lo cierto es que ni un blanco nacarado o bien hilado en mechas refleja la lozanía a la que toda dama de buen ver aspira. Será estética o mala costumbre, pero tan pa tras echa la cana en la mujer como el tinte en el hombre.

A González le han quitado sus canas y, tras la foto del cartel, los tres parece que se van a jugar un pádel, quien sabe si con Alfonso Guerra de cuarto y, también, desprovisto de canas. En política, no obstante, parece que vivimos un momento de cierto retorno al pelo blanco, tal vez ante la mustia inconsistencia de estas nuevas generaciones de políticos universitarios que lo apuestan el todo al facebook. Y ser activos en redes está estupendo, pero desde luego con solo eso no llega.

El alcalde de Málaga Paco de la Torre es un referente. A sus ochenta años anunció que volverá a ser candidato. Y ganará. Lo cual demuestra que mientras la salud te respete, los años no deben ser un problema, de hecho otorgan ese punto de vista que solo los años otorgan. De la Torre nunca se fue, pero distinto es volver: te fuiste, tal vez porque perdiste, o porque te relevaron por otro que en ese momento vendía mejor, quizás porque otro puesto de mayor calado te esperaba, te borraste de la memoria del ciudadano, y ahora vuelves. La política no suele tener consideración con los retornos porque el votante no se rige por la memoria y, en muy contadas ocasiones, segundas partes fueron buenas. ¿Ganaría González hoy? ¿Aznar?

Moreno Bonilla ha ido al sastre para hacerse un traje a medida y a rayas con el verde y blanco de Andalucía, anunciando la declaración del 4 de diciembre como el Día de la Bandera Andaluza en la presentación del libro Por un poder andaluz junto al eterno Alejandro Rojas-Marcos, que hace mucho solo peina blanco. Lo hace con fina intención: el partido más andalucista siempre fue el PSOE y quiere ocupar ese espacio, no en balde declara que "primero está Andalucía" y luego el PP y busca captar votos de diferentes espectros políticos porque para mantener la mayoría absoluta hay que pescar en aguas variadas.

El andalucismo está animando este inicio de curso político, rompió el acuerdo de gobierno en Puerto Real con el PSOE y circula presentado su libro y sacando a históricos en actos como el celebrado en Jerez donde juntó de nuevo a Pepe NúñezJulián ÁlvarezAntonio OrtegaPepe CalvoJuan Carlos Soriano o el singular Juan Carlos Benavides, que fue quien ideó este acto en Jerez para darle brillo al posible retorno a la política de Pedro Pacheco, que persigue el indulto en su idea de presentarse, sacar algunos concejales y sumarlos a un PSOE que para gobernar esta localidad necesitará socios. Pero celebrar un acto político donde se postula como candidato al tiempo que espera el indulto es decirle a quienes te lo tienen que dar que, en ningún caso, lo hagan, cosa que por otro lado es lo más probable. En todo caso, Pacheco está animado en animar, sea candidato o no, lo cual suma a unas siglas que necesitan impulso para ocupar espacios, como animará en Cádiz Ismael Beiro a la misma formación en unas elecciones allí abiertas y a la espera de confirmarse que Kichi no se presentará -será David de la Cruz- y que Teófila tampoco, no tiene, dice, edad para volver y lo que no pudo hacer en veinte años no lo va a hacer ahora. Antonio Sanz la quiere, pero ella no se ve otra vez en ese jaleo y en el puerto su vida es plácida, como también quiso el regreso de Pelayo a Jerez y aunque ésta pactó lo suyo con Bendodo, su sintonía con Sanz es alta y más ahora que el consejero de Presidencia controla la Junta y hasta el último rincón de Cádiz. Al alcalde de El Puerto, Germán Beardo, le han invitado a abandonar la secretaría general, demostrando una vez más que en política las facturas se pagan y que aquellas incursiones suyas a Madrid con los García Egea, Terol y demás en pleno conflicto del casadismo con Moreno Bonilla y Bendodo tienen saldo negativo y toca abonar, ya lo hizo Saldaña en Jerez cuando por básicamente lo mismo, con algún detalle extra, le mandaron al parlamento.

Moreno Bonilla demuestra talento y olfato. Le llamó Rojas Marcos para lo del libro y sin pensárselo dos veces, sin consultarlo ni decirle yo te llamo más tarde, le dijo que sí, dónde y cuándo él quisiera. Por todo, le interesa: tal vez esto no le de mucho, pero desde luego no le quita y el traje andalucista suma. Lo sabe bien este PSOE que hoy día dormita en babia, lo tuvo puesto mucho tiempo y ahora, de pronto, se lo coloca el PP. Quién lo diría. Pero el PSOE está en lo de Pedro Sánchez, que en su última ejecutiva de hace unos días espetó: "Tranquilos, remontaremos, tenemos tiempo" y lo cierto es que no solo el CIS sino otros indicadores muestran que Sánchez ha roto su caída libre y Feijoó ya no crece, pierde y se pierde cuando debate y, por esto, le van a hacer hablar. Como pierde Abascal. Como pierde adeptos Juan Espadas, al que muchos en su partido señalan a hurtadillas, en la sombra: su cautivadora moderación sirvió ante Susana pero no sirve frente al rey de la moderación y ese es Juanma, nacido en Málaga y desde estos días andalucista convicto y seguidor, palabrita del niño Jesús, de Blas Infante. A cuya fiesta se ha apuntado.

TE RECOMENDAMOS

ÚNETE A NUESTRO BOLETÍN